Page 14

LyC 06

14 Las lámparas fluorescentes se carac-terizan por carecer de ampolla exte-rior. Están formadas por un tubo de diámetro normalizado, normalmente cilíndrico, cerrado en cada extremo con un casquillo de dos contactos donde se alojan los electrodos. El tubo de descarga está relleno con vapor de mercurio a baja presión y una peque-ña cantidad de un gas inerte que sirve para facilitar el encendido y controlar la descarga de electrones. La rotura de las lámparas fluorescentes libera vapor de mercurio que incrementa el riesgo de envenenamiento por mercu-rio. La duración de estas lámparas se sitúa entre 5000 y 7000 horas. Su vida ter-mina cuando el desgaste sufrido por la sustancia emisora que recubre los electrodos, hecho que se incrementa con el número de encendidos, impide el encendido al necesitarse una ten-sión de ruptura superior a la suminis-trada por la red. Lámparas de cátodo frio Las lámparas de cátodo frio son fuen-tes de luz de descarga similares a las lámparas fluorescentes. Mientras que estas últimas se fabrican casi en ex-clusiva en tonos blancos, las de cá-todo frio se fabrican en una amplia gama de colores y tonos de blanco. Los colores se pueden crear utili-zando diferentes gases en el tubo; el gasneón da un brillo rojo; el argón, azul, la capa de fósforo se puede utili-zar para modificar el resultado de una descarga azul a ultravioleta; el cristal coloreado puede modificar todavía más la luz producida.Al combinar estas técnicas, el fabricante de estas lámparas de cátodo frio consigue una gama de unos 60 colores. Durante mucho tiempo, estas lámpa-ras han sido utilizadas por su capa-cidad de iluminación, pero a medida que las tendencias para la iluminación


LyC 06
To see the actual publication please follow the link above