Page 19

LyC 06

19 cualquier instalación lumínica que produzca incomodidad al usuario, porque deslumbre demasiado o pro-duzca muchos contrastes, probable-mente no ofrezca sensación de segu-ridad. Pero ¿qué tipo de luz nos hace sentir seguros? No es posible sentirnos cómodos si no nos sentimos seguros. En una es-cala de necesidades primarias para cualquier animal, la seguridad es mu-cho más importante que la comodi-dad, un extra agradable al que aspirar. Este parece ser el enfoque general de la mayoría de la iluminación en espa-cios públicos, que suele estar diseña-da para cubrir las necesidades básicas de seguridad y utilidad; cualquier otra cosa es un mero embellecimiento que puede resultar agradable si se tiene, pero que no es esencial. Sin embar-go, es aquí donde los diseñadores que trabajan teniendo en cuenta al usuario pueden generar un verdadero cambio. Iluminación funcional La iluminación funcional constituye la base de la mayoría de los estándares de iluminación, que en muchos casos sugieren la dirección de la luz para diferentes tipos de funciones, aun-que casi todos se centran en la canti-dad de luz necesaria. Como sabemos, una buena iluminación requiere mu-cho más que limitarse a cumplir con los estándares vigentes. Sea cual sea la actividad, debemos ponernos en la piel del usuario para poder visualizar exactamente lo que este necesita. Te-nemos que asegurarnos de que la ilu-minación que diseñamos no impida en absoluto la tarea que se ha de realizar. La iluminación funcional se suele considerar como la luz necesaria para una actividad inmediata como leer, teclear o manejar una maquinaria; no obstante, un buen diseñador tiene que ampliar esta definición. Una persona que trabaja en una tarea concreta no se encuentra en una burbuja aislada y el diseñador ha de considerar que todo el entorno iluminado contribu-ye a la luz funcional. Un alto nivel de luz sobre un libro no ayuda al lector a concentrarse si el espacio a su alrede-dor resulta oscuro y peligroso. Una buena iluminación funcional crea una combinación de intensidad y dirección adecuada para una activi-dad concreta, pero en muchos casos permitir que el usuario pueda con-trolar parte de la iluminación genera una experiencia más positiva. La sen-sación de poder controlar la ilumina-ción siempre es importante en las en-cuestas de satisfacción en los centros de trabajo y es fácil conseguirlo con luminarias que se puedan controlar.


LyC 06
To see the actual publication please follow the link above